El Gran Canal de Venecia

El Gran Canal de Venecia

Viene a ser la autopista de la ciudad de Venecia, pero con mucho más encanto y menos tráfico que cualquier otra ciudad. Se puede navegar por él con el Vaporetto o una góndola para apreciar su belleza y los espectaculares edificios que lo limitan.

El Gran Canal o Canal Grande es el más grande de Venecia y la divide en dos como una serpiente. Tiene una longitud de 4 kilómetros y su ancho varía entre los 30 y los 70 metros, dependiendo del lugar. Por él pueden viajar embarcaciones más grandes que en el resto de canales debido a sus aproximadamente 4 metros de profundidad. Solo cuatro puentes conectan las dos orillas de Venecia atravesando el Gran Canal: El Ponte Rialto, el Puente de la Academia, el Puente de los Descalzos y, el más nuevo, el Puente de la Constitución, del arquitecto español, Santiago Calatrava.

Para atravesar el canal de principio a fin se puede coger un vaporetto desde la parada de San Marcos y llegar hasta el Puente de la Constitución. En total son unos 30 minutos de trayecto.

La excursión puede ser buena a cualquier hora del día, aunque si las góndolas están más cotizadas al atardecer, por algo será. El paseo es también muy bonito por la noche ya que las fachadas más importantes se encuentran iluminadas.

De Piazza San Marco al Ponte Rialto

Haciendo este recorrido se pueden admirar algunos edificios y monumentos importantes. Por ejemplo, después de dejar atrás la Piazza San Marco asoma la Iglesia de Santa María de la Salud a la izquierda.

Un poco más adelante están las Galerías de la Academia y una vez pasado el primer puente, la embarcación pasa por Ca’Rezzonico, un antiguo palacio del siglo XVII,  convertido hoy en museo. A su izquierda está Ca’Foscari, ahora una universidad y el Palazzo Balbi, un edificio de carácter público. Ya en la orilla de en frente está el Palacio Grassi, que se ha convertido en uno de los centros expositivos más importantes.

Justo antes del Puente Rialto el barco deja a la izquierda a la Riva del Vin. Allí hay muchas terrazas y restaurantes, ya que es uno de los pocos lugares a lo largo del canal donde existe un espacio lo suficientemente amplio para ello.

Desde el Ponte Rialto hasta el Puente de la Constitución

Pasado Rialto se encuentra San Giacomo di Rialto, una iglesia que convive con un gran ambiente por las noches, que ya se observa y escucha desde la barca. También es frecuente ver pequeñas lanchas de particulares que se acercan allí y comparten su música con el resto de grupos de jóvenes que allí se reúnen.

Unos metros más adelante y a la derecha queda Ca d’oro, un importante edificio característico del gótico veneciano hecho de mármol y con detalles dorados. Los soportales que tiene asomando al canal ofrecen una imagen espectacular. Poco después nos encontramos con el Casino, con una de las fachadas mejor iluminadas por la noche y un pequeño muelle con alfombra roja. Actualmente es el más importante, después de que cerrara el casino de Lido, tan conocido en la temporada estiva.

Ca Pesaro dejó a un lado el gótico veneciano y eligió el estilo barroco. Allí habitó la familia de quien recibe su nombre. Hoy es una galería de arte moderno y dispone de una colección de obras orientales. El vaporetto se detiene al final del canal, en la parada del Puente de Calatrava. El que esté todavía soñando que está protagonizando un cuento no debe mirar mucho a su alrededor. Por allí aparecen los primeros coches, autobuses y un gran parking.

VALORA ESTE REPORTAJE

¿Te ha gustado este reportaje? Lo puedes valorar del 1 al 5. ¡Gracias por tu contribución!

Rating: 5.0. From 1 vote.
Please wait...

Artículos relacionados

El Palacio Ducal de Venecia

Una de las visiones más atractivas de la ciudad de  Venecia es su majestuoso Palacio Ducal, que con su estilo

Cómo llegar y transportes en Venecia

Una isla como Venecia no tiene espacio para pistas de aeropuerto. La ciudad tiene dos cercanos. El primero es el

Lido, la playa de Venecia

Lido es la playa por excelencia de Venecia. Además de sus atractivos turísticos esconde también una historia singular. Ambientó la

Sin comentarios

Escribe un comentario
Sin comentarios Puedes ser el primero que comente este artículo!

Escribe un comentario

Tu email no será publicado
Campos obligatorios señalados*